Historia de nuestro club

01 El primer encuentro de sus fundadores

La primera reunión para conformar los Estatutos y la 1ª Junta Directiva se realizó el 17 de marzo de 2008, si bien se mantuvieron diferentes reuniones previas a esta fecha. A dicha reunión asistieron el total de sus miembros: Ignacio Vargas como presidente, Miguel Ángel Pérez como vicepresidente, Ana Belén Moreno como secretaria, Jonathan Muñoz en funciones de tesorero y los vocales José Manuel Saiz, Javier Gómez, Abdelkader Meddah, Fernando Ortega y Juan Miguel Saiz, quienes firmaron el Acta Fundacional. Más adelante se incorporó Alberto Sedano, también como vocal.

02 Cuando surgió la necesidad de la fundación del club

La idea de la creación de un club se empezó a contemplar en el año 2001, cuando algunos de los que serían sus fundadores, como Juan Miguel Saiz, Miguel Ángel Pérez, Abdelkader Meddah o José Manuel Saiz, y junto a otros emprendedores como Luis María Barba, Leonor Montero o Fco. Javier Soto veían clara la necesidad de tener de un club de fútbol en el barrio del G3, ante la gran cantidad de niños y jóvenes viviendo en el barrio. Este motivo, unido a las discrepancias y problemas que algunos mantenían con la directiva del club al que pertenecían y el hecho de que uno de los promotores iniciales, Luis María Barba, viviera en el barrio Vista Alegre G3, hacía cada vez más interesante esta posibilidad.

A pesar de tener grandes motivos en este año 2001, los condicionantes laborales, los pocos recursos humanos disponibles y el miedo a no poder contar con futbolistas para los diferentes equipos echó para atrás en un inicio el arranque real de nuestra historia.

03 El club empieza a ser una posibilidad muy real

Años más tarde, los problemas de varios de los fundadores con su club de origen se fueron agravando y haciendo más evidentes, y ante la exclusión en dicho club de todo un equipo de jugadores y entrenadores que pasaban a categoría cadete, el miedo a no contar con futbolistas ya no existía. Además, otro de los precursores, Juan Miguel Saiz, se había trasladado a vivir al G3 y desde la Asociación de Vecinos a la que también pertenecía se le animaba a crear un club de fútbol debido a la gran demanda de peticiones que ellos habían recibido durante los últimos años.

Todo esto les fue animando y durante el otoño del año 2007 fueron dando forma al proyecto de manera distendida durante las habituales cenas de los viernes, a las que acudían junto a otros entrenadores y amigos. Se pensó que en el fútbol base, casi nadie mira por los futbolistas, puesto que habitualmente los dirigentes y entrenadores buscan que su club o que su equipo esté en lo más alto, aunque con ello tengan que mermar las posibilidades de sus jugadores de crecer a nivel deportivo, intentando convencer a los jugadores para competir con ellos, aun cuando la suya no sea la mejor opción deportiva.

04 La idea, las formas y la metodología que queríamos

Se pensó que en el fútbol base, muchos niños habitualmente sufren discriminaciones impropias para sus edades, y muchos padres contemplan como la enorme ilusión con la que sus hijos se inician en este deporte, se pierde por que otros jugadores de más calidad le quitan su sitio solamente por un único motivo y sentido competitivo, olvidándose del formativo, debiendo abandonar el club por el que tanto ha luchado y teniendo que dejar unos colores que con tanto ahínco ha defendido.

05 La fundación del club, un hecho en el 2008

Se pensó que en el fútbol base se debía tener en cuenta que habitualmente se juega con los sentimientos, las ilusiones y los sueños de muchos niños y jóvenes, y se sintió la obligación de crear un club diferente, que no permitiese estos atropellos al sentido común, donde se perdía totalmente el sentido formativo cuando se quiere crecer y mejorar como club. Fue sobre todo durante el invierno de 2008, cuando se tomaron las decisiones más en serio, y al verse secundados por otros entrenadores y amigos, comenzaron los primeros trámites necesarios para dar el pistoletazo de salida a la historia del CD Internacional Vista Alegre.

06 El nombre de nuestro club, C.D. Internacional Vista Alegre.

Desde el principio se quiso dotar al club de un carácter internacional, ante la posibilidad de participar en los diferentes torneos a los que estaban acostumbrados a acudir, por lo que dicha palabra “Internacional” quedó incluida y acompañada de las siglas iniciales C.D. de toda entidad deportiva (club deportivo) y del nombre que ya poseía el barrio “Vista Alegre”. C.D. Internacional Vista Alegre.

Era un nombre bonito, pero quizá algo largo, por lo que en seguida se dieron cuenta del efecto reductor al que se vería afectado puesto que siempre se recurre a acortar los nombres y se comentó que probablemente el club fuera a ser conocido como Inter Vista Alegre. De hecho, y a modo de broma, uno de los amigos allí presentes valoró la posibilidad de utilizar los mismos colores que el Inter de Milán, con camiseta a rayas azules y negras, lo que fue acogido con gran entusiasmo por los allí presentes. También se decidieron los cargos y funciones de cada uno de los directivos, resolviendo que Ignacio Vargas (Nacho) fuera el presidente, Miguel Ángel Pérez el vicepresidente y así hasta completar todos los nombramientos.

07 El escudo, creación y evolución

Ya sólo faltaba un buen escudo, por lo que se determinó que cada directivo elaborase unos cuantos bocetos diferentes para elegir el más adecuado entre todos, no habiendo discusión alguna cuando Nacho presentó el escudo que había diseñado su hermano Ramón y que fue elegido por absoluta unanimidad. Este primer escudo, fue ligeramente retocado, pues lo que ahora son leones, en el primer boceto fueron “Grifos”. La línea superior que mantenía un arco simétrico fue sustituida por la actual, dando aspecto de escudo de armas. Y el fondo azulón tras los leones se modificó por los vigentes colores de la bandera de Castilla y León: rojo y blanco. Las palabras en latín “Fortis Pugna“, “Fuerte en la lucha“, que se leen en la cinta inferior, son el emblema que se propugna a los futbolistas del Inter Vista Alegre desde entonces.

 

 

 

 

08 El día de su fundación

Todo estaba ya establecido, no quedaba nada por decidir, y el día 17 de marzo se firmaron los Estatutos y el Acta Fundacional en la primera sede oficial de la entidad en la calle Condesa Mencía número 114, que provisionalmente hizo las funciones de lugar de reunión y domicilio postal. Posteriormente, la Asociación de Vecinos del G3 facilitó su sede en la calle Victoria Balfé, para poder recibir las primeras solicitudes de futbolistas, entrenadores, socios y colaboradores. Se elaboraron unos objetivos, una planificación, unos ideales diferentes y se promulgó el fundamento por el que se regiría el Inter, su constitución, su filosofía…

El Club debe servir para ocupar el tiempo libre, divertirse, hacer amigos y formarse como futbolista y persona dentro del respeto, el juego limpio y sin la presión de los resultados

09 Los patrocinadores

Comenzaron a llegar los primeros patrocinadores como Gonalpi y Doble G, que además de dinero, cedieron un local diáfano en la calle Duque de Frías número 17, en donde más adelante se albergó la sede oficial del CD Inter Vista Alegre. Patrocinadores como Manolo de Rodabur, que también colaboró entrenando a un equipo cadete, el buen amigo Lidio de la Autoescuela Vial G3, la empresa constructora Gonorsa, la empresa Ferrinox, Gonlara y todos y cada uno de los que en mayor o en menor medida quisieron participar en el proyecto y que completaron el primer cartel de la entidad, otorgaron con su colaboración, la posibilidad de iniciar dicho propósito. También se contó con la inestimable colaboración de Caja de Burgos, que además subvencionó parte de la obra de reforma que se hizo en el local y con la excelente subvención del Ayuntamiento de Burgos.

10 La ilusión y su fundación, a punto de venirse al traste

Pero como todo no podía ser perfecto (no iba a ser un camino fácil), se presentaron los primeros problemas graves y todo el gran esfuerzo realizado y la enorme ilusión de los nuevos futbolistas del Inter Vista Alegre se vieron pendiendo de un fino hilo que haría tambalear el proyecto hasta tal punto, que se pensó que todo iba a quedar en un bonito sueño, en una utópica idea que jamás vería la luz.

Una tarde, la Federación de Fútbol comunicó que en vista de la gran cantidad de equipos participantes en la provincia y ante la escasez de instalaciones donde competir y de árbitros para dirigir los encuentros, se veían abocados a limitar el número de equipos, y por lo tanto, los clubes de nueva creación, debían ser los primeros en ser excluidos. Fueron días, o más bien, semanas, de una dura y larga angustia sin conocer su destino. Estancados sin poder hacer nada más que esperar una solución que les permitiera competir. Por aquel entonces, el Vista Alegre ya disponía de más de 100 solicitudes de futbolistas, varios patrocinadores y un local cedido para sus desempeños. Finalmente, y tras varias reuniones con Roberto González, presidente de la Delegación Burgalesa, con Marcelino Maté, presidente de la Federación de Castilla y León de Fútbol, y con el gran benefactor de la entidad, Francisco García, anterior presidente del fútbol burgalés, el esfuerzo se veía recompensado y volvía a florecer la ilusión. La Federación iba a permitir que el club compitiese aun cuando se vislumbraba una complicada temporada por la falta de campos y colegiados.

11 Y llegó nuestro primer partido

El día 4 de octubre de 2008, a las 10:31 de la mañana, el balón echó a rodar y en las Instalaciones de Pallafría, teniendo como adversario al CD Juventud del Círculo, nuestro Cadete B convertía en realidad un gran sueño, un indescriptible esfuerzo, muchos meses de tremenda dedicación y el trabajo de los que un día, soñamos que se podía inventar una nueva y diferente forma de fomentar el fútbol base.